jueves, 10 de junio de 2010

El Gobierno Criminaliza la Juventud, la Asesina y merma el Futuro de Nuestro País.

Con saña la Policía Estatal Preventiva mata a joven en motocicleta. ¡Que desgracia!, para la familia, para sus amigos; y sin embargo en los medios tan solo ocupo un pequeño espacio, un lugar mas entre cientos de noticias que nos hablan de políticos y autoridades incompetentes y una sociedad mexicalense que se aproxima al abismo por las canalladas y abusos del poder. Y es que a principios del mes de mayo un muchacho de nombre Jesús Andrés Félix Pereda fue asesinado por los llamados “pepos” por no atender a sus indicaciones de detenerse, motivo suficiente según ellos, para darle muerte al joven. Muchas son las versiones del lado de la autoridad, se maneja la posible culpabilidad de Jesús, pero en México no es legal la pena de muerte y mucho menos sin un proceso penal que lo declare culpable. No es de extrañarse que tales injusticias sucedan en nuestro país, la policía suele criminalizar a la población y especialmente a la juventud que vive en los barrios y colonias populares por su condición, seguramente otra cosa seria si se hubiera tratado del junior de algún político a alta velocidad. Es así que de forma fría y como si no se tratara de otro ser humano los oficiales de nombre Yean Ru Deal Martínez y Abraham Olvera Hernández, que en los posteriores exámenes “antidoping” resultaron positivo en cocaína, resolvieron de forma inhumana aventarle la camioneta encima, pereciendo Jesús Andrés al instante. No es la primera vez que la Policía Estatal Preventiva se ve involucrada en casos de abuso hacia la ciudadanía es muy común que estos pelafustanes entren a las casas sin ordenes de cateo, que revisen sin aparente causa a algún transeúnte por el simple hecho de parecer sospechoso o que propinen alguna golpiza a quien resista sus atropellos, la mayor de las veces son las clases populares quienes resienten estos actos de injusticia, hoy han llegado al colmo, han asesinado, quedando esto como siempre en la impunidad. Esta corporación que fue creada sin ningún fin específico ha sido mantenida a pesar del alto costo que representa para el pueblo. Además no es raro ver como sus agentes se vinculan a la delincuencia. En realidad su “política de cero tolerancia” no es otra cosa que una justificación para actuar de forma autoritaria. En México se dice que hay un Estado de Derecho, donde nuestras garantías como individuos son protegidos por la Autoridad; sin embargo ¿qué pasa cuando es la misma autoridad la primera en violentar nuestros derechos? Nada, no pasa nada. Desde la televisión, el periódico o la radio el Presidente, el Gobernador o algún otro alto funcionario cacaraquean el mencionado Estado de Derecho, la verdad es que en nuestro país solo hay justicia para quien puede comprarla, y esos son los del dinero; mientras que para el pobre solo queda el azote o el ser confinado en una sucia celda. No es de extrañar tampoco que en los medios de comunicación se hable de los altos índices de delincuencia, de la inseguridad que reina en nuestras calles, y que al mismo tiempo se calle el aumento de la pobreza, la insuficiencia de nuestro salario, la inatención del gobierno ante las demandas sociales, y las muchas carencias que resiente el pueblo, queriendo ignorar que la desigualdad social es el principal factor que motiva esta situación de inseguridad. Pero así sucede, en México el gobierno prefiere gastar millones y millones de pesos en armar a sus policías y militares que gastar un peso en el bienestar popular. Es una vergüenza ver una súper policía con carros del año y alto equipamiento, cuando la mayoría de la población sufre privaciones. Como también lo es el no haber castigado a los culpables de la muerte de Jesús Andrés Félix Pereda, de la cual responsabilizamos a Guadalupe Osuna Millán como jefe del ejecutivo estatal y al Secretario de Seguridad Publica por no haber actuado en consecuencia. Una policía militarizada como la PEP no tiene que andar en las calles sin funciones especificas. Si las injusticias se hacen ley, el pueblo debe poner un Alto y tomar la desobediencia civil como un deber, ante esto es necesaria la autodefensa, si nos tocan a uno nos tocan a todos.

¡Basta de criminalizar a la juventud y a la población de las zonas populares!

¡Contra la Represión Policiaca, Solidaridad de Los de Abajo!

¡El pueblo no tiene que seguir soportando tales atropellos!

¡Ninguna Agresión sin Respuesta!

¡Fuera PEP de Nuestras Calles!